Lectura orante del Evangelio: Mateo 26,14-27,66

“Personas comunes están escribiendo hoy (en la pandemia) los acontecimientos decisivos de nuestra historia. Ante el miedo, han reaccionado dando la propia vida” (Papa Francisco).

Lo entregó para que lo crucificaran.

El Amor es crucificado, pero el camino de las bienaventuranzas que Jesús abrió ya nadie lo podrá borrar de esta tierra tan amada por Dios. El Padre nos entrega, en la fidelidad del Crucificado, su bondad, su compasión y su ternura, para que nosotros nos sepamos amados y continuemos el trabajo de nueva creación que Jesús trazó en su Evangelio...

Roma (Italia) (AICA): “Solo podemos salir de esta situación juntos, como humanidad entera". Aquí se llora y se sufre. Todos. Por...

Ignacio Husillos Tamarit, ocd

«El desierto (con minúscula) es, por naturaleza, un lugar solitario y árido; suele ser inhóspito y...

El capítulo 22 del libro de la vida es muy importante. En este Teresa nos habla con claridad y lucidez acerca de la Humanidad de...