¿Qué tales habemos de ser?

Procuremos ir comenzando siempre de bien en mejor” (F 29,32)

Esta es la consigna que nos ha dejado nuestra madre Teresa de Jesús, tan obvia  y simple, como olvidada, o “sepultada” bajo el tupido velo de la “observancia regular” o de cristiano practicante. Creo que estamos en el siglo de oro del Teresianismo, aun cuando, no obstante los “ruidosos” centenarios celebrados últimamente, no nos hayan adentrado en el denso, creador camino de vida, antes que de pensamiento que señalan estas cortas, densas palabras de nuestra madre espiritual. La caminante infatigable, antes y más por los caminos del Espíritu, que por los polvorientos o embarrados caminos del...

¿Vive Teresa de Lisieux entre nosotros?

“Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra”

Es conocida la insistencia de...

ORAR COMO MARÍA:

¿POR QUÉ COMO MARÍA?

El icono más antiguo que se conserva de María la representa en actitud orante, con los...

Haz silencio. Descálzate y escucha

  1. HAZ SILENCIO DENTRO DE TI

“La vida está llena de pequeñas alegrías, el arte consiste en...